La ultracongelación es un proceso basado en la rápida congelación de un producto, pasando en un tiempo inferior a dos horas a adquirir una temperatura aproximada de -40ºC. Esta técnica nos permite la inmediata congelación de nuestras masas recién hechas, brindando al consumidor una real experiencia gastronómica italiana, trasladándote en cada mordisco a la mismísima Toscana.

Más allá del mantenimiento de los alimentos, la ultracongelación permite la conservación al máximo de la integridad y calidad del producto, obteniendo colores, sabores y texturas equiparables al de productos frescos.

El poco tiempo transcurrido desde la elaboración de nuestros productos hasta su posterior congelación deriva en la reducción de numerosos microorganismos, permitiendo una mayor seguridad, higiene y frescura.

Como consumidor debe de tener en cuenta la importancia de una buena conservación y almacenamiento del producto posterior a la compra, por tal de no romper con la cadena de frío y poder seguir disfrutando de las mismas cualidades y valor nutricional de nuestros alimentos.